Deshazte de tus máscaras del pasado y expresa quien verdaderamente eres

Deshazte de tus máscaras del pasado y expresa quien verdaderamente eres

Escribo este post inspirado en una experiencia que me ayudó a darme cuenta de algo fundamental: Cuando nos agarramos a los roles del pasado no nos estamos permitiendo verdaderamente ser quien somos ahora.

ACTUANDO COMO TU «YO» DEL PASADO

Hace poco fuimos a cenar a casa de un amigo y me encontré con gente a la que llevaba sin ver casi 10 años. La verdad es que me alegró mucho verles. Sin embargo, tenía una sensación dentro de mí un poco extraña, no lograba identificarla. De pronto me vi más bromista de lo que había estado últimamente. Esto en cierto modo me gustó y me dije por dentro: “Qué bien, mi yo gracioso ha venido!”

Sin embargo, me doy cuenta de algo muy interesante. Tras un rato de bromear me di cuenta que esa forma de mi “yo gracioso” no me hacía gracia ni a mí mismo. En lo más profundo de mi, sentía que no eran bromas desde la inocencia y la naturalidad, si no ancladas a un rol del pasado en el que ahora no me reconocía. Era como expresarme de una forma en la que en el pasado me funcionó, pero ahora ya no.

Me estaba aburriendo a mí mismo ¿te ha pasado alguna vez?


Muchas veces seguimos jugando roles del pasado sin darnos cuenta y lo cierto es que no tiene porqué ser así, podemos cambiarlo.

Este post te ayudará a tomar conciencia de ello. La intención es que te permitas abrazar tu propia transformación y expresar quien eres, sin limitarte por tu propia narrativa de lo que fuiste.


Imagínate que te encuentras en un contexto en el que te habías experimentado en el pasado (como el ejemplo de la historia que te acabo de contar) . En ese momento tu cuerpo tiene las memorias de cuál era tu rol en ese grupo.

Inconscientemente es como si te dijera “Vale, volvamos al pasado. En este grupo tu rol es este, compórtate de esta manera. En el pasado te funcionó haciéndolo así, así que ahora hazlo igual”.

Pasa entonces algo muy interesante. Nos encontramos actuando en formas que ya no resuenan con nosotros. En cierto modo, nos damos cuenta que ya no somos quien éramos, pero el grupo (ese contexto “del pasado”) hace que nos expresemos en la forma en la que lo hacíamos antes.

Esto despierta en nosotros reacciones varias. En mí despertaba el aburrimiento (Sólo de pensar que me aburría con mis propias bromas ahora me da la risa).

A veces lo que hacemos es rechazar estos contextos porque, de pronto nos vemos siendo “nosotros en el pasado” y nos negamos a ello. Otras veces nos resignamos, pensando “Siento que hay algo que me frustra cada vez que veo a esta persona, pero no puedo hacer nada para cambiarlo”. Puede también que intentemos lucirnos y demostrar a los demás en qué nos hemos convertido: “He crecido, he madurado, he evolucionado”, les decimos con nuestras actitudes a los demás.

Cada uno reacciona de una manera. Si te miras bien, seguro que tú sabes cómo reaccionas inconscientemente en estas situaciones.

¿ES LA SUPERVIVENCIA TODO LO QUE HAY?

Pero ¿por qué estamos actuando ahora como habíamos actuado en el pasado?

Porque el cuerpo, inconscientemente, tiene la memoria de que con ese comportamiento del pasado fuiste capaz de adaptarte a ese grupo, de ser parte del grupo. ¿Esto qué quiere decir?

Pues que, en el sentido más primitivo de la supervivencia, comportándote así, sobreviviste de esa manera en ese entorno. El hecho de formar parte del grupo, de algún modo, nos dice inconscientemente “Aquí estás a salvo. El grupo te protege”

¿Quiere decir esto que el hecho de actuar como lo hiciste en el pasado es por pura supervivencia?

Efectivamente.

Tenemos miedo a que los demás vean que hemos cambiado. Porque esto, inconscientemente se traduce en nosotros en algo así como: “¿Y si ya no me reconocen y me rechazan?

Ese miedo a que no nos reconozcan tras nuestro cambio y que nos rechacen nos mantiene anclados a los comportamientos del pasado. Nos mantiene en la inconsciencia, actuando con máscaras que lo único que hace son limitar nuestra pura expresión.

De ese modo, sin darnos cuenta, nosotros mismos estamos limitando nuestra propia transformación.

CÓMO HACER PARA SALIR DE ESOS PATRONES INCONSCIENTES

El cambio es una constante en la naturaleza. En la vida todo cambia. Sin embargo, nosotros (los humanoides, con nuestra hermosa cabecita pensante) muchas veces nos resistimos al cambio, no porque estemos mal diseñados ni mucho menos (de hecho, aquí te hablo de nuestra increíble tecnología interna), si no, porque una parte de nosotros busca sobrevivir, es decir, mantener nuestro cuerpo con vida y punto.

Hemos venido a mucho más que a sobrevivir. Hemos venido a VIVIR en mayúsculas. (en este podcast te cuento cómo pasar de la supervivencia a la abundancia)

Eso sí, para hacerlo hemos de aceptar el cambio. Al aceptarlo verdaderamente lo tomamos como el impulso para nuestra propia transformación. (Matías de Stefano habla de ello en este post, dentro de su camino del Yo Soy)

5 COSAS QUE PUEDES HACER PARA DEJAR DE VIVIR EN ROLES DEL PASADO

1. Obsérvate. Para mí la autobservación es fundamental. Observa cómo te sientes tras cierta situación. ¿Estás cansad@? ¿Te sientes agotad@ energéticamente? A mí en el ejemplo del principio me ayudó el darme cuenta que me sentía “pesado”, como aburrido de mí mismo.

2. Pregúntate ¿He actuado desde un rol del pasado? Hazlo de forma honesta y con curiosidad por aprender, no para recriminarte ni culparte por no haberlo hecho “mejor” antes.

3. Trátate con amor y sobre todo con humor. El humor es esencial para no tomarte ni tu vida ni a ti mism@ tan en serio.

4. Pregúntate ¿Qué necesidad tenía al actuar desde ese rol? ¿Qué necesité en el pasado que ya no necesito? Aquí nos abrimos a la vulnerabilidad completamente, reconociendo que en el pasado necesitamos la validación del grupo para poder sentirnos parte. Tú ya eres merecedor/a de pertenecer, tu existencia es una auténtica maravilla.

5. Celebra y agradece de haber tomado conciencia de tu comportamiento inconsciente. Cada vez que tomas conciencia estás creciendo y abriéndote a vivir en el presente.


Al reconocer estos mecanismos inconscientes estás reeducando a tu cuerpo a no vivir de forma automática por las experiencias del pasado, como dice Joe Dispenza en su libro “Deja de ser tú. La mente crea la realidad”.

Estás aprendiendo a reconocer quién eres en este momento, estás abrazando el cambio y conectando con la naturaleza, que es cambio constante. Estás abrazando tu naturaleza, la de crecer y evolucionar.

Te hago una pregunta para terminar:

¿Qué es lo que más te cuesta en relación a tus máscaras del pasado?

No seas tímid@. Entre todos cocreamos este espacio de encuentro.

¡Te espero en los comentarios!

Foto: @jamesponddotco

Ismael

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.