El humor, una tecnología humana evolutiva o un arma destructiva ¿Cómo la utilizas?

El humor, una tecnología humana evolutiva o un arma destructiva ¿Cómo la utilizas?

Como dijo Groucho Marx: “El humor es un tema serio”.

En este artículo tengo malas noticias y buenas.

Empiezo con las buenas: ¿Sabías que utilizar el humor de forma consciente te puede ayudar a disfrutar más de tu vida y a tener una conexión más plena con los demás?

Las malas noticias: No saber utilizar el humor te puede hacer desconectar de los demás y generar separación contigo mismo@,  volviéndose un arma destructiva.

Vale, vuelvo a las buenas noticias: ¡Se puede aprender a utilizarlo de forma consciente!

¿Quieres saber cómo? Te lo cuento.


Al acabar de leer este post tendrás una nueva perspectiva sobre cómo utilizar el humor de forma más consciente para aplicarlo en tu día a día.


El humor es una de las maravillosas capacidades que tenemos los humanos, la de cambiar la perspectiva con la que percibimos una situación y generar así algo que decimos que nos hace “gracia”. A veces nos partimos el culo, rompiendo a carcajadas y a veces esa risa se genera de una forma más interna en nosotros, dibujándonos como una especie de sonrisa interior. En ambos casos se despierta en nosotros una sensación de bienestar y alegría que nos conecta directamente con la plenitud y la vitalidad (aunque sea durante un corto periodo de tiempo).

Personalmente me parece una delicia decir caca, culo, pedo, pis y que me haga gracia. Esto del humor es alta tecnología humana evolutiva.

Hace unos años comencé a investigar sobre el humor, sobre cuál es el mecanismo que nos hace desarrollar esta capacidad única y sobre todo me pregunté para qué lo teníamos, cuál era su función realmente. Para mi sorpresa, no eran pocos los que antes que yo se habían hecho preguntas similares y habían investigado en más profundidad (desde Platón y Aristóteles, pasando por Freud, Kant o Eduardo Jáuregui). Se han desarrollado distintas teorías del humor desde diferentes campos de estudio (la psicología, la sociología, el lenguaje, la biología…) Y ¿sabes qué? ¡Que aún no sabemos lo que es el humor! Al intentar agarrar lo que significa se nos escapa entre los dedos, como el Flubber en la película de Robin Williams.

Lo que te voy a explicar está basado en estas investigaciones y lecturas, pero sobre todo en mi propia experiencia, en lo que he aprendido a cerca del humor que me ayuda a vivir desde el disfrute y a conectar más conmigo mismo y con los demás.


Toma nota de esto porque va a ser fundamental: Desde donde actúas. (volveré a ello al final)


EL HUMOR VISTO COMO UN CUCHILLO

Podemos enfocar el humor desde muchos puntos de vista, pero para mí hay dos fundamentales: utilizarlo para conectarme con la vida o para generar separación.

En los cursos que imparto, a veces pregunto a los participantes: “¿Quién cree que el bullying es humor?” Entonces algunas personas se ponen un poco nerviosas cuando ven que yo soy el primero que levanta la mano.

“¿Cómo qué…qué el bullying es humor? ¿Estás acaso a favor del bullying?” me aventuro a intuir en su pensamiento.

El humor para mí es como un cuchillo. Con este cuchillo podemos cortar las verduras para preparar una rica comida e invitar a unos amigos. Sin embargo, también podríamos con ese mismo cuchillo atacar a alguien y herirlo gravemente, ¿verdad? O incluso herirnos a nosotros mismos. Se trata de una herramienta neutral y su uso dependerá de la consciencia, y sobre todo, de la intención con la que lo utilices.

Quizás podrías pensar “vale, el paralelismo tiene sentido, pero ¿cómo se aplica esto en el humor en mi vida?

2 CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES DEL HUMOR

Cuando estamos experimentando algo que nos hace gracia, o que, de una forma u otra nos resulta humorístico, tenemos una sensación de bienestar (de hecho, a nivel físico, por ejemplo, cuando nos reímos recibimos más oxígeno en el cerebro y nuestra tensión arterial se reduce, entre otras cosas. Insisto: alta tecnología evolutiva). Además, a nivel psicológico, el humor actúa incluso como mecanismo de protección frente a la realidad que podamos estar viviendo. Nos da lo que algunos expertos llaman #1 distancia psicológica. Cuando estamos viviendo realidades intensas, a menudo, buscamos instintivamente algo que nos genere humor (ya sea en programas de televisión, ver vídeos que nos hagan gracia, escuchar alguna broma…), lo que sea con el fin de ayudarnos a tomar perspectiva y decirnos a nosotros mismos “la vida no puede ser tan seria”. Esto, sin duda alivia nuestra agitación interna, nuestra ansiedad, nuestra preocupación.

Por otro lado, una de las características fundamentales del humor es que, #2 funciona como “pegamento social”. Cuando una persona nos hace reír queremos estar junto a ella. Nos hace sentir bien. Simple. Cuando nos reímos juntos con otra persona se genera un nexo de unión emocional en el que no hacen falta palabras, pero sabemos que, de algún modo estamos conectados.

Precisamente hay también 2 cosas que, como humanos, buscamos en nuestra vida:

  1. Sentirnos bien
  2. Sentirnos conectados a otras personas  

Por diseño, son pilares a los que necesitamos volver, a la homeostasis, a ese equilibrio de nuestro ser y a reconocernos formando parte de algo más grande que nosotros mismos, buscando estar en conexión con otros seres.

Como acabamos de ver, el humor es una herramienta que nos ayuda a cubrir estas necesidades. ¿Cómo esta tecnología evolutiva se puede entonces convertir en un arma de destrucción?

DE LA TECNOLOGÍA EVOLUTIVA A LA DESTRUCCIÓN HAY UNA LINEA MUY DELGADA

Esa línea la marca la consciencia que tengas sobre la intención con la que estás utilizando el humor. Es decir, desde dónde lo estás utilizando.

Decíamos que, ante situaciones de nuestra vida, el humor nos da un espacio para tomar distancia psicológica, para tomar perspectiva ¿sí? Nos ayuda a lidiar con la intensidad que vivimos en nuestra vida. Pues bien, aquí la distorsión surge cuando, en lugar de utilizarlo para afrontar algo que sabemos que hemos de afrontar, lo utilizamos para evadir esa situación. Entonces, esa distancia psicológica se ha convertido en distancia emocional. ¿Qué quiere decir esto? Que esa misma herramienta (el humor) que me ayuda a tomar perspectiva y a disfrutar de la gracia de la vida, ahora la estoy utilizando inconscientemente para escapar de la realidad ante la que me encuentro.

En relación a los demás sucede algo muy interesante. Voy a volver al ejemplo del bullying, porque siento que se quedó pendiente…La persona que hace bullying está buscando cubrir esas 2 mismas necesidades básicas humanas que tú buscas cuando haces humor: Sentirse bien y sentir que forma parte de algo más grande que él/ella mism@. Eso sí, las herramientas que utiliza para ello son, sin duda, destructivas para la otra persona. Busca sentirse valioso y reconocido como superior por el resto del grupo. Sin embargo, por dentro se siente miserable y con una enorme falta de autoestima, lo que le hace utilizar el humor inconscientemente de forma despiadada y dañina.

Cómo enfocar o gestionar esta situación daría para otro post. A eso no entraré ahora. Pongo el ejemplo para mostrar cómo, desde esa necesidad básica de sentirnos reconocidos y en conexión con los demás, muchas veces utilizamos las herramientas que están a nuestro alcance y esas herramientas, a veces, sin darnos cuenta, son hirientes y destructivas.

Seguramente en alguna ocasión hayas utilizado el humor para atraer la atención de alguien (de tus padres, de una amiga, de tu pareja…). Hay personas que hacen esto con una gran maestría. Es todo un arte y a mí me parece una habilidad maravillosa, sinceramente. El problema es cuando tienes esa capacidad y la utilizas inconscientemente, sin tener en cuenta las consecuencias que pueda tener en los demás.

Personalmente, el atraer a otras personas a través del humor y de la diversión es en mí una capacidad que tengo desarrollada. Sin embargo, cuando empecé a tomar conciencia desde dónde actuaba, muchas veces cuando estaba haciendo gracias (o utilizando el humor con otros de alguna manera) me di cuenta de algo fundamental: estaba buscando ser el centro de atención del grupo y en muchas ocasiones utilizaba el humor para quedar por encima de otra persona, para sentirme superior. “¿Era entonces yo el que estaba haciendo bullying?” Pues sí, desde la más pura inconsciencia. Claro que sí. Personalmente, no me sentía suficiente por dentro. Tenía arraigadas creencias de carencia e insuficiencia y buscaba, a través del humor, sentirme superior para poder así reconocer mi valor.

Seguro que, si buscas en ti, empiezas a encontrar formas inconscientes en las que has estado utilizando el humor que no habías reconocido antes.


Ya lo decía Groucho, el humor es un tema serio.


QUÉ PUEDES HACER TÚ PARA UTILIZAR EL HUMOR DE FORMA MÁS CONSCIENTE

Hay algo maravilloso en este camino de crecimiento y es que al tomar conciencia y empezar a ser el observador de tu propio proceso de aprendizaje empiezas a reconocer que no tienes porqué ser preso de tus patrones inconscientes. Puedes transformarlos para vivir cada día más en conexión con lo que verdaderamente eres y en armonía con los demás. Eso sí, para eso te tienes que permitir parar y empezar a hacerte preguntas que quizás antes no te habías hecho.

Pregúntate:

“¿Desde dónde estoy utilizando el humor?”

 “¿Estoy buscando la conexión con los demás y con la vida o estoy generando separación?”

Al darte cuenta de cómo estás utilizando el humor te estás abriendo a vivir de forma más consciente. Al reconocerlo, puedes empezar a reconocer también tu poder de elección y así utilizar el humor para conectar de forma más profunda contigo, con los demás y con la vida. ¡Date la oportunidad!

¡Me encantará leerte en los comentarios!

Si te ha gustado este post compártelo con alguien que también le pueda gustar…y si aún no estás suscrit@ a la lista de correo hazlo ahora para recibir más publicaciones como esta.

Ismael

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.