Cómo convertir la envidia en inspiración

Cómo convertir la envidia en inspiración

La envidia, ya de entrantes, nos genera como un poco de repugnancia, ¿no? Es algo a lo que no nos gusta mirar, porque nos incomoda, nos genera emociones que no nos molan un pelo. Pero me pregunto “Cuando sentimos envidia, si está con nosotros dentro del gran abanico de emociones que experimentamos, ha de tener algún propósito más allá que el de amargarnos (iba a decir jodernos, pero me parecía un poco feo). Entonces la pregunta es ¿Qué viene la envidia a mostrarme que aún no he visto?” Al hacerte esta pregunta te estás abriendo la puerta a comprender a la envidia en su profundidad y a transformarla. Vamos a verlo con un un ejemplo.

Vera y Dani son pareja y disfrutan de la vida juntos. Un día están en la playa y Dani ve cómo Vera disfruta del caminar, del viento, de mirar al mar, de los rayos de sol que le calientan…De pronto Dani se da cuenta que Vera está en conexión con el momento presente, está en puro disfrute con ella misma y con el entorno que le rodea. Sin embargo, él no se siente así, está agarrado a sus pensamientos porque tiene un montón de cosas que hacer del trabajo y no está disfrutando verdaderamente del lugar donde está ni de la compañía. Entonces se empieza a sentir irritado, aparentemente sin saber por qué, pero está agitado e incómodo y proyecta una energía de rechazo hacia su pareja, hablándole de forma seca e incluso con ligero desprecio. Esto a su vez le hace sentir culpable y miserable por sentirse así y actuar de esa forma con ella.

¿Crees que aquí está actuando la envidia? Efectivamente, así es. Pero ¿Cómo actúa la envidia en él? Y sobre todo ¿por qué no se da cuenta?

Dani lo que está viendo en Vera es que ella está disfrutando completamente del momento presente. Al observarlo en ella, ve con más claridad que él no lo está haciendo. Se da cuenta entonces que al igual que en esa situación, también le pasa en muchas otras ocasiones. No está disfrutando de la vida. ¿Qué pasa a continuación? Aquí es donde viene la incomprensión de la envidia, ese punto en que nos limita y sin darnos cuenta, la seguimos alimentando.

La envidia le susurra a Dani al oído “Mira, ella disfruta de su vida y tú no eres capaz. Aquí es donde verdaderamente está el punto de inflexión para transformar la envidia en inspiración, justo en la parte de “tú no eres capaz”.

Pero ¿cómo?

Cámbiale a Dani el nombre y ponle el tuyo y a Vera ponle el nombre de otra persona en tu vida. Conecta con tu situación de vida, tu contexto, tu propio ejemplo.

Sentimos envidia cuando vemos en la otra persona reflejado algo que sentimos que nosotros no somos capaces de experimentar en nuestra vida (puede ser una actitud, una capacidad, un conocimiento, un comportamiento…) La envidia nos muestra a través de la otra persona nuestras propias limitaciones. Eso sí, son nuestras propias limitaciones mentales. Vemos en la otra persona el anhelo de algo que nos gustaría expresar, algo que nos gustaría vivir en nuestras propias carnes, pero nos decimos a nosotros mismos “yo no soy capaz”.

Aquí viene algo interesante y es que ese anhelo en realidad lo que me muestra no es que no soy capaz de expresar o experimentar eso que he visto en el otro, sino que hay algo en mí que estaba dormido y al verlo en la otra persona se despierta y ¡quiere expresarse!

¿Dónde nos confundimos normalmente y nos atascamos en este proceso? En creer que la forma en la que yo he de expresar ese “algo” que estaba dormido en mi es imitando la forma en la que lo hace la otra persona.

Un ejemplo en mi vida: Hace un tiempo sentí una gran envidia por Carlos, un amigo muy cercano. Carlos es un tío de acción. Junto con su equipo, han creado una Escuela de Superhéroes, donde a través del movimiento, el circo y la acrobacia enseñan a peques (y a sus familias) valores para reconocer su héroe interior y crear un planeta de héroes y heroínas, donde reine el disfrute. Una auténtica pasada. Bueno, pues durante un tiempo sentí envidia ¿Qué me reflejaba esa envidia? Al ver su pasión, su determinación y el impacto que estaban creando me dije “Y mira tú, filosofando y escribiendo sin parar en tu diario, pero no lo estás compartiendo con nadie. Tú no eres capaz de generar ese impacto positivo en los demás”. Gracias a reconocer esta envidia con Carlos me di cuenta que lo que estaba mostrándome era que yo no estaba compartiendo mi conocimiento y mis experiencias con los demás. Tenía el proyecto de Inspiración y Acción en mi mente, había escrito sobre él, meditado, reflexionado, soñado…pero no estaba pasando a la acción. Esta envidia me hizo ver que no me estaba sintiendo capaz de pasar a la acción. La envidia fue como una alarma sonando dándome ese mensaje. Al reconocerlo empecé a tomar conciencia de que lo único que me faltaba era poner foco, organizarme y pasar a la acción. Precisamente eso por lo que sentía envidia hacia Carlos se convirtió en inspiración. Me ayudó a conectar a un nivel más profundo con mi pasión, mi determinación y mi misión. Bueno… ¿La envidia se convirtió en inspiración o la transformé yo? Más bien lo segundo. Somos transformadores, eso sí, pasa por tomar conciencia de quién somos y reconocer esa capacidad de transformación dentro de nosotros.

Entonces, ¿Cuáles son los pasos para transformar la envidia en inspiración?

Párate a reconocer que estás sintiendo envidia. Aunque parece obvio es muy importante, porque muchas veces sentimos envidia pero nos lo ocultamos a nosotros mismos, pues no queremos mirar a las emociones que nos despierta.

Ábrete a las emociones que te despierta. Bienvenido sea el sentir. Pregúntate “¿Qué se mueve en mi con esta envidia? ¿Qué me genera? ¿Cómo me siento?”

Observa lo que antes no veías. ¿Qué te está mostrando la envidia que antes no habías visto? Desde dónde estás sintiendo esa envidia, en qué aspecto de tu vida te está susurrando «no eres capaz». Necesitarás un kilo de honestidad (o más).

Agradece a la envidia lo que te está mostrando. Al hacerlo te abres la puerta a transformarla en inspiración. En este punto me parece muy enriquecedor el compartir tu proceso de transformación con la otra persona. Desde mi experiencia, genera una mayor confianza y profundidad en la relación y al abrirte a la vulnerabilidad de compartirlo, también estás despertando una mayor confianza en ti mismo/a.

Pasa a la acción. Tras traer a la luz lo que era inconsciente pregúntate ¿Cómo aplico este aprendizaje en mi vida? Las aplicaciones a veces pueden ser pequeñas. Eso sí, un cambio pequeño en una parte de tu vida puede ser realmente un cambio enorme en tu crecimiento y evolución. Small steps matter. A lot.

Te leo en comentarios.

Foto: @ross_savchyn

Ismael

5 comentarios en «Cómo convertir la envidia en inspiración»

    1. Qué bien María! Me alegra mucho que te llegue. Sin duda, tenemos una gran oportunidad de mirar hacia dentro, de cuestionarnos comportamientos que hemos venido haciendo de forma automática y de los que ahora podemos tomar conciencia para seguir creciendo. Y sobre todo…disfrutando del proceso. Caminando en el aprendizaje.

  1. Buenos días. Muy buen post, muy original e INSPIRADOR. Me parece un concepto interesante usar esa energía negativa que es la envidia en algo positivo. Me encanta esa primera frase reveladora: ¿Qué viene la envidia a mostrarme que aún no he visto? Y, por supuesto, después del viaje interior que es lo que nos falta a casi todos en esta vida rápida, decidirse a hacer algo al respecto. Mucha suerte y espero que cumplas tus objetivos con este blog. Bienvenido.

    1. Hola Fran! Gracias por tu comentario! Me alegra mucho que te haya inspirado. Si, para mí ese cambio de perspectiva hacia la envidia es fundamental. Abrazar verdaderamente lo que sentimos para ver qué viene a enseñarnos y una vez que nos lo permitimos…reconocer que tenemos el poder para transformarlo, porque lo tenemos!! Sólo hemos de practicar. Un abrazo

Responder a Fran Rodríguez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.